Hechos 4:29-30

Los apóstoles estaban sacudiendo las cosas. El mensaje de vida, muerte y resurrección de Jesús causaba controversia y enemigos de los líderes religiosos. Hablaban acerca de Jesús públicamente, proclamando que Jesús era el Mesías.

Pedro y Juan fueron detenidos por lo que dijeron. Los líderes religiosos los dejaron en libertad con amenazas de más arrestos y castigos. En sus mentes estaban luchando contra imágenes: uno de Jesús ensangrentado y muerto por Sus palabras y otro de Jesús vivo y poderoso porque Él es la Palabra.

Oraban, “Ahora, señor, considera sus amenazas y habilita a tus siervos a hablar de tu palabra con gran audacia”.

Siempre debemos orar cuando el miedo entra en nuestros corazones. La oración nos permite hacer una pausa y examinar la situación. Nos permite verbalizar nuestras preocupaciones a Dios y nos da confianza porque oramos a un Dios viviente.

¿Les dio confianza Dios? Sí, el versículo 31 dice que Dios sacudió el lugar donde estaban y fueron llenos del Espíritu Santo. ¡Qué respuesta increíblemente motivacional!
¿Alguna vez has sentido que te falta confianza? Ora al Señor y pídele confianza y verás cómo Él sacude las cosas a tu alrededor y te brinda oportunidades para vivir con valentía.