Lucas 23:42

Luego dijo:
—Jesús, acuérdate de mí cuando vengas en tu reino.

La conversación entre la madre y el niño normalmente va así:

La madre pregunta: “¿Te acordaste de limpiar tu habitación al llegar a casa?”
El niño evita mirar a los ojos que perforan de su madre y dice con voz temblorosa, “Uh, um…Lo olvidé”. La madre ha escuchado esta respuesta antes.

Cansada y exasperada, dice, “Si esto fuese importante para ti, lo hubieras recordado.”

Es cierto, lo que valoramos tendemos a recordar. Esta idea es algo que entendió uno de los malhechores crucificados junto a Jesús en Lucas 23:42.

Él le dijo estas palabras a Jesús, “Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino.” El malhechor sabía en su corazón que Jesús era una persona extraordinaria y colocó su fe en la realeza divina de Jesús para salvarse.

El malhechor pensó, que si Jesús se acordaba de él y este momento, su admisión de culpa y de arrepentimiento, entonces el recuerdo de Jesús sería de valor.

¿Deseas que Jesús te recuerde? No te preocupes; Él no se ha olvidado de ti. De hecho, piensa sobre ti continuamente. Sigue depositando tu confianza en Jesús y él podrá suministrar todas sus necesidades de acuerdo a Su riqueza y gloria. ¡Siempre puedes contar en Cristo!